“No perdiste a nadie, el que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón.” Facundo Cabral

Dog era un perro 10, todo lo que tenía de grande lo tenía de buenazo, hermoso, y amoroso.

Hace unos días os informamos de su estado y de la evolución de los tumores. Sabíamos que estaba pochito pero no imaginábamos que fuera a pasar tan rápido. No podíamos hacer nada más.
Laura, una de las cuidadoras que estuvo en el refugio se enamoró de él, y en cuanto tuvo oportunidad se lo llevó en acogida para ofrecerle una vida mejor, ¡y vaya sí la ha tenido! Ha podido disfrutar de paseos, juegos, mimos, un hermanito perruno…. en definitiva, ha descubierto un mundo nuevo. Y todo gracias a su maravilloso hogar de acogida. Nos consuela saber que Dog durante este tiempo ha sido inmensamente feliz.

Nuestro agradecimiento a Laura y a su familia por acoger a Dog, por cuidarlo y mimarlo con dedicación y esmero, acompañandolo en el trayecto final y ofreciéndole una dulce despedida. Gracias Laura por todo.

Queremos también hacer mención a la Clínica Veterinaria AnaVets en Mollet del Vallès por la consideración y atención recibida, cuidando los detalles para proporcionarle a Dog un estado de relajación, serenidad y calma que le ayudasen a iniciar su viaje.

Te queremos grandullón.
Por siempre en nuestros corazones
D.E.P ???

Os dejamos unas imágenes de estas semanas en su casa de acogida, feliz y contento de la vida ?????

Te echaremos de menos. Buen viaje compañero.

Dog, una estrellita más brilla en el cielo.